Follow by Email

sábado, 3 de marzo de 2018

Tiempos de intensa campaña electoral en el Caaguazú

Las elecciones generales para la renovación de autoridades nacionales y departamentales se acercan y la campaña electoral se intensifica por todos los ángulos en que se miren. Los partidos, movimientos y alianzas siguen con un ritmo inusitado el proceso de campaña en la búsqueda de los votos y la adhesión ciudadana de manera a conquistar el poder. En el mes de abril del 2018 se definirá la nueva conducción nacional y departamental en el país.

En este síntesis de análisis, me detengo solamente a opinar sobre el capítulo CAAGUAZÚ como Departamento y en especial la campaña a la Gobernación, en una región con alta carga política por sus antecedentes, actores políticos oriundos de esta zona del país con relevancia en la política y las expectativas que se generan con relación a quienes ocuparán los espacios de poder con el correr de los años.

Antes de exponer, señalo que me encuentro como parte interesada, puesto que me encuentro en campaña por un partido político y acompañando plenamente las candidaturas, lo cual no impide que opine de igual manera, observando mis puntos de vista, aciertos y probables errores que pudieran observarse.

Definitivamente, la carrera a la Gobernación está polarizada en los candidatos de los 2 partidos políticos tradicionales:
Edgar Olmedo por el Partido Colorado Lista 1,
y Alejo Ríos, afiliado al Partido Liberal pero con la chapa de la Alianza Ganar Lista 5.
Desde la creación de las gobernaciones con la Constitución del ’92, 3 gobernadores fueron colorados y 2 gobernadores fueron liberales. En esta contienda se enfrentan un oriundo de la capital departamental (OLMEDO) y un nacido cordillerano pero con radicación en la ciudad de Caaguazú (RIOS).

Tras duras internas en ambos Partidos, se notan los trabajos de unificación dirigencial en las filas de la ANR, con la plena integración de movimientos en los trabajos y actos políticos. Por su parte, el PLRA principalmente viene de unas internas con denuncias de fraude y fracturas que aun no cicatrizan, más allá de demostraciones que no convencen del todo; y si bien forman una alianza, la misma no se encuentra cohesionada especialmente por la puja del poder entre referentes, el regionalismo, la búsqueda de la supremacía especialmente en el PLRA y la dispersión de votos que se generan al encontrarse distintos movimientos que apoyarían la candidatura a la Gobernación y la Presidencial pero no en candidaturas al Senado o Diputación, no existiendo así un voto disciplinado o unificado hacia el sector, diferencia que se registra en el Partido Colorado, que tiene bases para apuntar a la unidad del voto por parte del sector duro del coloradismo.

Sin embargo, la nota en esta campaña electoral se registra en el regionalismo y la clásica rivalidad entre caaguaceños y ovetenses, que se exporta del fútbol y se trae a la política. El reclamo de los primeros se sustenta en la mayoría de electores pero no en participación y en la necesidad de contar con un dirigente caaguaceño en el sillón departamental. Por otra parte, el electorado ovetense tiene una tendencia en optar por candidatos locales, lo cual aventaja en cierta manera a Olmedo, quien fuera Concejal Departamental, Intendente Municipal y Concejal Municipal de la comuna ovetense. Ríos correría con ventaja en Caaguazú por ser ex Intendente, pero no goza de la preferencia ovetense y tampoco genera la unidad y atracción por su perfil, algo que diferencia enormemente de Olmedo, quien tuvo un importante respaldo colorado en la ciudad de Caaguazú tanto en internas y que se espera en las generales tras la prueba de la unidad en las municipales de Caaguazú el pasado febrero, a pesar de la derrota de la candidata de la Lista 1.

Los trabajos en el Departamento se intensifican y el 22 de abril, la ciudadanía optará por su preferencia. A medida que pasa el tiempo, la campaña electoral evidencia la diferencia en las estrategias y metodologías de trabajo.

En lo que respecta a la comunicación de campaña, Olmedo toma posición de ventaja puesto que es dinámico, se observan los trabajos que realiza y se registra el apego a la candidatura nacional presidencial con Marito Abdo. Por su parte, Ríos es poco adepto a la comunicación digital, no registra mucha fluidez y genera gran confusión entre señalar los dedos como imagen oficial (no sabemos si es la victoria o Lista 2, tradicional para el liberalismo) y la lista oficial, la 5, sin mostrarse pegado a la candidatura nacional presidencial de la Alianza con Efraín Alegre.

En 22 distritos, con 72 locales de votación, y un total de 324.113 electores habilitados en 1.622 mesas receptoras de votos, definitivamente ganará quien tenga mejor organización, mejor estructura para captar la confianza, generar la adhesión y por último capitalizar con el voto a través de la movilización de la ciudadanía del V Departamento. El condimento especial es la cierta rivalidad entre caaguaceños y ovetenses, pero el electorado pesa cuando hay unidad partidaria, base de los votos para los candidatos, y el bolsón electoral con que cuenta cada distrito, relevante en la decisión final ante el contrapeso y eventual paridad o corta diferencia entre Caaguazú y Coronel Oviedo.

Es evidente que hoy en día la utilización de los medios masivos de comunicación, y con mayor razón internet y las redes sociales influyen mucho en la toma de decisiones. La utilización de medios y redes se ha disparado últimamente. Para estas elecciones, la innovación es mayor: difusión de videos, programas, conversatorios, fotos con impacto visual, reunión de masas y grandes convocatorias y sus consiguientes comentarios están a la luz del día. Y no menos, también los eventuales chistes, imágenes e indirectas propias del juego electoral sobre los diferentes candidatos y su historial político.

Se espera amplia participación y la ciudadanía aguarda debates, propuestas y conversatorios: el papel de los medios tampoco está ajeno y las mediciones estarán a la orden del día. Definitivamente esto nos demuestra que estamos en tiempos de intensa campaña electoral.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Violación a la Constitución Nacional en el Paraguay: un resumen con breves argumentos jurídicos y políticos


En estos últimos días, nuevamente salta al tapete y a la opinión pública la cuestión de la reelección, la pretensión cartista (y ahora la luguista) de ocupar nuevamente el Palacio de López.

¿Pero qué dice el Art. 229 de la Constitución Nacional?
El Presidente de la República y el Vicepresidente durarán cinco años improrrogables en el ejercicio de sus funciones, a contar desde el quince de agosto siguiente a las elecciones. No podrán ser reelectos en ningún caso. El Vicepresidente sólo podrá ser electo Presidente para el período posterior, si hubiese cesado en su cargo seis meses antes de los comicios generales. Quien haya ejercido la presidencia por más de doce meses no podrá ser electo Vicepresidente de la República.


La intención es poner en tela de juicio el asunto para el fomento del debate ante la opinión ciudadana, de los movimientos internos y partidos políticos, organizaciones sociales, medios masivos de comunicación, puesto que hasta ahora, las posturas deben definirse, puesto que la ley fundamental es la que está en juego, y con ella la institucionalidad, la democracia y la paz social.

El pasado 25 de agosto del 2016, el Senado de la Nación mandó al archivo el proyecto de enmienda que planteaba la inclusión de la reelección presidencial en la Constitución Nacional. Con esto, el tema no puede ser planteado en el transcurso de un año, es decir, hasta agosto del 2017. Ver: http://www.paraguay.com/nacionales/archivan-posibilidad-de-reeleccion-149809

Tras la Convención de la ANR, se dio un mandato imperativo a los diputados y senadores de votar a favor de las “pretensiones del Partido” con relación a la reelección, tornando hasta inconstitucional dicha Resolución, debido a que la misma Constitución prohíbe el mandato imperativo a los legisladores. Esto se da tras el revés en el Senado, y ante la mayoría visible en Diputados, se buscaba maniobrar para conseguir los votos. Doble intento de pisotear la Constitución. Ver: http://www.hoy.com.py/politica/convencion-anr-aprueban-tratar-reeleccion

La reacción fue inmediata: el senador Mario Abdo Benítez, líder de la disidencia colorada manifestó al retirarse de la Convención republicana: “ni sueñen que va a haber reelección”: http://nanduti.com.py/2016/10/29/marito-abandona-la-convencion-ni-suenen-que-va-a-haber-reeleccion/

Pero es importante saber que dice “el interesado”. En su momento, Horacio Cartes se mostró estar en contra de la reelección, pero hoy la realidad es distinta: http://telefuturo.com.py/noticia/19607-Cartes-y-su-doble-discurso-sobre-la-reelecci%C3%B3n-
Inclusive, Cartes solicitó vía manifiesto en el portal de la Presidencia de la República retirar el proyecto de enmienda constitucional, y que la reelección debe ser a través de la Constitución Nacional: ver, http://www.presidencia.gov.py/noticia/23058-mensaje-del-presidente-de-la-republica-horacio-cartes.html#.WErPwNLhDcu Última Hora: http://www.ultimahora.com/cartes-renuncia-la-reeleccion-via-enmienda-n1036004.html

Llamativamente, la Concertación Frente Guasú, con Fernando Lugo a la cabeza, rechazó el proyecto de enmienda constitucional planteado en el Senado. En Diputados, la respuesta fue la misma. http://frenteguasu.org.py/fg-denuncio-que-intencion-de-diputados-sobre-enmienda-viola-la-c-n El senador Filizzola, manifestó que existen argumentos suficientes para demostrar lo grave de esta acción en el caso que se llegue a concretar “Nuestra postura es muy clara, aquí están tratando de aprobar la reelección, cuando claramente es inconstitucional; el artículo 290 de la CN es muy claro”.

Para el próximo martes 13 de diciembre se vuelve a convocar una sesión extraordinaria en el Senado, último bastión que no puede romper el cartismo, debido a que los números no cierran con relación a la reelección vía enmienda y buscando violar nuevamente la Constitución. Ver: ABC Color – Sesión extraordinaria para tratar enmienda: http://www.abc.com.py/nacionales/sesion-para-tratar-enmienda-1545443.html

Argumentos jurídicos y opiniones de actores políticos sobre la reelección, la enmienda y la reforma:
1. La Cámara de Diputados “no tiene competencia” para estudiar el proyecto de enmienda y la única vía para habilitar la reelección en la Constitución es la reforma, fue la opinión de destacados juristas, consultados para un dictamen sobre el rekutu presidencial. Dicha cámara había enviado al archivo el tema. La cuestión de consultar a juristas fue planteada por el mismo diputado oficialista Romero Roa: http://www.abc.com.py/edicion-impresa/politica/reforma-es-unica-via-para-rekutu-dictaminaron-juristas-1544976.html

2. El Dr. Óscar Facundo Insfrán, presidente de la Convención Nacional Constituyente de 1992, que dio origen a nuestra actual Constitución Nacional, pidió que se deje de dividir al pueblo paraguayo y, una vez más, negó categóricamente la posibilidad de que la reelección se pueda dar vía enmienda. La única posibilidad es la reforma, aseguró nuevamente. Ver: http://www.abc.com.py/nacionales/reeleccion-solo-con-reforma-1545433.html

3. Opinión del asesor jurídico presidencial José Ignacio González Macchi sobre la reforma constitucional y la reelección: “El propio presidente Horacio Cartes ha dejado bien en claro que en su pensamiento estaría más inclinado a admitir la fórmula de la reelección; pero dejó en claro que no se trataría de su caso personal. Es decir, repito, si es que tenemos una constituyente, él expresamente dijo que una reelección presidencial sería admisible a partir del gobierno electo en el 2018”: http://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/judicial/la-reforma-constitucional-es-fundamental-pero-no-sera-inmediata-610420.html

4. Diputado colorado oficialista Clemente Barrios, año 2014: “Es necesaria la reforma constitucional para implementar la reelección presidencial”, ver: http://www.abc.com.py/edicion-impresa/politica/reforma-constitucional-es-necesaria-para-instalar-la-reeleccion-afirman-1207331.html

5. Partido UNACE, El senador José Manuel Bóbeda, año 2016: “El partido UNACE acompañará la reelección presidencial mediante una reforma constitucional”, ver: http://www.abc.com.py/edicion-impresa/politica/partido-unace-acompana-reforma-via-constituyente-1448313.html

6. Partido Patria Querida: En un comunicado, el partido Patria Querida recuerda que la Constitución es clara al señalar el periodo de mandato de un presidente de la República, y, que si se diera se planteara la posibilidad, el único camino sería a través de una reforma: ver, http://www.abc.com.py/nacionales/patria-querida-rechaza-la-reeleccion-1456202.html

7. Partidos de oposición: PLRA, PMAS, PDP, PATRIA QUERIDA, PEN, PRF, PDC: Referentes de partidos de la oposición coincidieron en que solo a través de la reforma constitucional es posible la reelección presidencial, y no por vía de la enmienda como pretenden los cartistas.
http://www.abc.com.py/nacionales/reeleccion-solo-con-reforma-1531434.html

El Paraguay se encuentra en un momento histórico de definición de su historia, y es importante resaltar que esta cuestión nos pone en la siguiente división: ¿a favor o no de la violación de la Constitución Nacional? Sobrados argumentos jurídicos, opiniones y posturas de los políticos. ¡ESTAMOS EN CONTRA DE LA VIOLACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN NACIONAL! ¡NO A LA REELECCIÓN CONSTITUCIONAL VÍA ENMIENDA!

lunes, 23 de mayo de 2016

La movilización estudiantil en Paraguay


Escrito para la materia de Filosofía Política, 1º año de la carrera de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional del Caaguazú, 2016
Por: Abog. Fabio Candia Sánchez


La movilización estudiantil en Paraguay generó una crisis educativa nacional ante la negativa de diálogo entre todos los sectores (gobierno-docentes-sindicalistas-estudiantes), y que finalmente desembocó en la salida de la ex ministra de Educación Marta Lafuente.

En este sentido, la articulación de un discurso en común por parte de los jóvenes agremiados en diversas organizaciones estudiantiles con diferentes pensamientos y fines, sumándose el objetivo claro y preciso de tomar colegios públicos ejerciendo presión y forzando a todos los sectores a sumarse a la causa, tomaron la decisión de solicitar la renuncia de la hoy ex Ministra, demostrándose así la fuerza de la presión estudiantil.

Todo empezó con los “cocidos de oro”
Primero empezó con sindicatos docentes protestando frente al MEC por la sobrefacturación de desayunos para jornadas de capacitación por parte del Ministerio, cosa que al fin no aconteció.

Un año atrás, el estamento docente convocó una huelga que al final fue declarada ilegal por resolución judicial, motivando un descenso en los ánimos de protesta por parte de dicho sector puesto que atacó salarios y una persecución hasta lamentable, al solicitar reajustes salariales y mayor capacitación docente.

La toma de colegios
Representantes de diferentes organizaciones mencionaron que la “toma” sería de brazos caídos, de manera indefinida hasta que la Ministra abandone el cargo, debido a que no accedió al diálogo, erró en la apreciación política de la situación y se encontró mal asesorada por el equipo ministerial. La misma había mencionado que “estaba trabajando por modificar muchas cosas en el ministerio y voy a seguir en esa dirección. Mejor formación docente, mejor infraestructura escolar, mayor cobertura para niños y jóvenes: la renuncia no está en mi agenda”. (Declaraciones a medios de prensa, jueves 28 de abril de 2016; Diario ADN fecha viernes 29 de abril de 2016, pág. 10)
El caldo de cultivo para toda la propuesta fueron los cocidos de oro y la reglamentación de los centros de estudiantes en cada colegio por parte del Ministerio. Se activó la bomba.

La toma la inició una organización estudiantil, posteriormente se sumaron otras organizaciones, en donde visiblemente el rol femenino jugó un papel preponderante. Aquí es donde se encuentran las virtudes de la movilización estudiantil, razón por la cual se considera un éxito ante todas las demás protestas generadas por los docentes, funcionarios y sindicalistas: articulación de un discurso único y acción efectiva de presión.

Protesta general
A la protesta estudiantil, se sumaron al barco de repudios a todo el gabinete ministerial educativo, como al mismo Presidente de la República y entorno, gremios de docentes, universitarios y hasta médicos.

Muchos especularon con que las exigencias estudiantiles eran maquinadas por referentes políticos, especialmente de la izquierda paraguaya para sacar réditos políticos (Montero Tirado), con lo cual se polarizó aún más la situación, sumándose la prensa con mayor presión y cobertura de cada hecho o toma por parte de los estudiantes inclusive a nivel país.

La clase política apuntó a una interpelación e inclusive al juicio político hacia la ex ministra Lafuente. El Primer Mandatario se mantuvo hasta el último manteniendo a su pariente al frente de la cartera ministerial educativa. La situación se agravó aún más cuando la Policía y la Fiscalía intentaron ingresar al primer colegio tomado en Asunción, el “República Argentina”, siendo todo intento de conversación y negociación nulo. Hasta la organización “Juntos por la Educación” intentó mediar pero fue un fracaso, lo que generó descrédito nacional hacia dicha organización. Los estudiantes pidieron la cabeza de la Ministra, una conversación con el presidente Cartes y una firma de acuerdo y compromiso sobre diferentes puntos como ser: el aumento de la inversión en educación sobre el PIB, dejar sin efecto la resolución ministerial que regula centros de estudiantes y el control en el uso de recursos para infraestructura, especialmente FONACIDE.

Lafuente abandona el cargo. La clase política en el estamento educativo. La victoria estudiantil.
Lafuente anuncia su salida por la puerta grande sin mencionar la palabra “renuncia”. Rodeada de todos los ministros y secretarios ejecutivos del gobierno nacional tras 4 horas de reunión, elogió su gestión mencionando que había ganado la “presión” y la “mediatización estudiantil”.

Con su salida, y el anuncio del nuevo Ministro, el político afiliado a la ANR Enrique Riera, presidente del Consejo de la Magistratura, se avistaron nuevos cambios. Se llevó a cabo la solicitada reunión con el Ministro, con el Presidente de la República y se dio la firma del acuerdo en todos sus puntos exigidos por los secundarios.
De ahora en más, la situación actual requiere de un largo proceso para visualizar si los reclamos fueron programáticos y consistentes: muchos hechos políticos son necesarios para la consecución de la solicitada calidad educativa.
Al respecto, quiero tomar puntos que son necesarios analizar a toda esta situación: si la protesta o reclamos se basan sobre la infraestructura y el cambio de la malla curricular, ¿por qué se ataca FONACIDE y se buscan culpables del pasado? La Reforma Educativa es hija de su tiempo: fue formada por intelectuales de la época y lo primordial era salir del esquema educativo heredado del gobierno de Alfredo Stroessner. Con ello, si el problema es la infraestructura: ¿Dónde están las inversiones? Un alto porcentaje de Intendentes Municipales y Gobernadores se encuentran salpicados por malversación y falta de entrega de rendición de cuentas. Si ellos son responsables directos: ¿qué hizo el MEC? Con todo esto, se instala el debate de la centralización de los recursos. A ello se suma la bajísima o nula ejecución presupuestaria por parte del Ministerio en diversos puntos como capacitación, uso de TICs e infraestructura. Agregando más, en una reunión entre el nuevo Ministro y los Gobernadores del Paraguay, se evidenció que el Estado paraguayo desde un Ministerio paga el doble de lo que paga una Gobernación para la construcción de un aula con las mismas dimensiones que solicita la Dirección de Infraestructura del MEC. ¿Es problema de gestión? ¿Hay un trasfondo en todo esto?
La movilización estudiantil generó cambios sin precedentes: movieron el tablero político, instalaron el tema en los medios y en cierta medida la clase política se ajustó a su favor, jugando inclusive en contra del establishment político del Ejecutivo, algo que sin duda mantiene en vigilia al entorno presidencial con respecto al tema que se genera siempre dos años antes de finalizar el periodo constitucional: la reelección.

Superar desafíos educativos
Necesariamente para superar todos los desafíos y problemas educativos debemos comprender que es un tema que no solo de exclusividad de una cartera ministerial: es un problema de todos que debe tratarse y acordarse en colectivo como calidad en el sistema educativo, educación e inversión científica, acceso a las tecnologías de la información y comunicación, apuesta al desarrollo de capacidades de acuerdo al entorno y educación superior son temas que merecen el análisis profundo y el debate para el consenso, apuntar a la inversión educativa de calidad para no solamente superar ránkings internacionales en donde Paraguay se encuentra casi último, sino mejorar nuestra capacidad y habilidad de ser paraguayos en una sociedad que necesita también mucha autoestima y comprender los aspectos negativos de su entorno que no le permiten crecer.

domingo, 15 de mayo de 2016

La felicidad diminuta


Domingo. Amanecía y las noticias cuando te toman despertando, te cambian en absoluto el día. Ni siquiera sabía que era domingo y supe de tu existencia. Lloré como un bebé, tal así como eres, una bebe. Ni siquiera sabía que serías, niña o niño, pero lloré y fui feliz, tan feliz que dejé de ser yo mismo para ser vos.

El amor me encontró así, un domingo, y fue así cuando dibujé tu sonrisa; tenías la mirada más tierna del mundo y regalabas sonrisas y muecas pueriles como si siempre fuéramos graciosos. Así nos dibujaste una nueva vida, regalaste el amor más perfecto a dos personas que se juraron amor eterno y hoy te juramos cuidado eterno.

Vivo en una situación permanente de saber si seré lo mejor para vos: creí que podía ser mejor si tenías lujos, pero no. Creí que podía ser el mejor si tenías todas las comodidades pero no. Si bien todo tendrás y todo lo que quieras también, si tienes amor siempre, todo lo mejor del mundo va a ser realidad, va a ser posible.

Me imagino días corriendo contigo. Me imagino sonámbulo detrás de ti en tus días de locura adolescente y juvenil. Me imagino sonriendo con cada broma o picardía. Me imagino tus desafíos, tus esperanzas, tus tristezas y desconfianzas. Pero no me imagino tu rostro hasta el primer llanto de bebé con suaves llamados a “abrázame papá” o “libérame de estos papá”. Busco solamente tu felicidad aunque todavía ni siquiera te haya visto. No te veo pero te siento. Y me haces sentir el hombre más feliz del mundo.

La verdad, dibujamos tu mirada pero yo ya quiero escuchar tu voz y quiero oírte diciéndome papá. Quiero tomar tu manito y morderte los pies mientras pides auxilio a tu mamá. Lo siento, tu mamá no tendrá intervención en los juegos de padre e hija. Es de mi exclusividad.

La vida va a ir pasando y se que serás grande. Serás una gran mujer. Sentirás lo mismo que tu madre y tendrás los mismos sentimientos que hoy te expreso y siento. Yo hoy busco con ansias cargarte ya. Ni siquiera has conocido el mundo pero nosotros te conocemos, yo te extraño cuando no estás y vos lo sabés. Imagino mis tardes bajo árboles frondosos en el ocaso de la vida viéndote feliz, viendo que la vida ha sido de victorias y derrotas para la construcción de tu propia vida y que tú puedas construirla a mis nietos. Tu madre, mi eterno amor, siempre será la mujer que me cuidará, esté donde esté, y siempre tendremos este sentimiento que hoy te lo escribo así, para que viva eternamente en tu recuerdo. Ambos fuimos felices.

Con todo esto pequeña, te espero: veo venir el día en que nos alegres el corazón. Todos los que te esperamos y tienen tu misma sangre aguardamos tu llegada y sonrisa, tus miradas y cariños de bebé, para que con tu existencia nos des la razón de vida y de seguir luchando por un país mejor. La familia que te trae al mundo es la mejor que has podido tener, y no lo digo por exceso de vanidad, sino por quien te lleva en vientre y que siempre podrá darte el instinto femenino que papá biológica y naturalmente no podrá darte. Yo te daré, si, el amor más grande y jamás imaginado. Te amo Valeria.

miércoles, 4 de febrero de 2015

HACIA EL DESPRESTIGIO COLORADO-REPUBLICANO.

De manera despiadada y hasta casi denigrante, hoy en día decirle a alguien seccionalero es lo peor: es lo más negativo y oscuro que se puede ser en el Paraguay, es hasta comparable con un paria de la antigua India. Se lo vincula con el dinero, con el tráfico de influencia, con la ostentación del poder absoluto. Sin embargo, y en el mayor de los casos, seccionalero es solamente aquel que participa activamente en su seccional, sirve de caudillo y gestiona beneficios para la comunidad, y no cuenta con un cargo público, o si lo tiene, solo cobra lo mínimo a través de un contrato laboral. Y existe también lo opuesto: seccionalero que aprovechando situaciones, amistades, oportunismo, saca provecho, cargos con buena remuneración, y que si bien, puede obtener mejores beneficios por su inmejorable situación, lo deplorable y detestable es su condición anti solidaria y el acomodo político del que siempre estará pendiente, buscando del saco del cual colgarse.

En teoría, el seccionalero es aquel que ocupa un cargo partidario por motivo de elección popular; es el representante partidario que ha ganado su lugar de manera institucional y legítimamente por virtud de la decisión del pueblo colorado. Pero se descalifica intensamente al ciudadano paraguayo funcionario público solo por su afiliación colorada, a pesar de que también existen muchos afiliados a otras nucleaciones políticas y que bien cobran del Estado y hasta han despilfarrado dinero público en ocasión de gobiernos anteriores. ¿Y los otros, qué? No se trata de esgrimir una defensa simple: es un derecho establecido el ocupar un cargo público. Pero no vamos a defender aquello que transgreda la ley y nuestros principios partidarios.

La creación del Partido Colorado, Asociación Nacional Republicana, tuvo un fuerte contenido social; su fundación se remonta por la necesidad cívica de construir un país en ruinas, de lograr la reconstrucción del país a través de programas políticos que se puedan ofrecer como gobierno. Tras la gran Guerra de la Triple Alianza, la apertura nacional a través de una constituyente y la creación de partidos políticos significó un gran avance en la materia, el bipartidismo en el Paraguay iniciaba y esto, a pesar de las corrientes foráneas y extranjeras, el Partido Colorado mantuvo una línea doctrinaria y político-ideológica diferente a los pensamientos de aquella época, manteniéndose hasta hoy en día, pero con muchas diferencias debido a la práctica demostrada de los representantes. Por ejemplo, hablar de un partido agrarista, pero con representantes partidarios terratenientes con títulos de dudosa adquisición; o agrarismo pero ausencia de políticas en cuanto a imposición de gravámenes a la soja, promovidas desde el mismo gobierno con presidente de afiliación colorada, llama la atención.

Pero en sintonía con los pensamientos político-partidarios que fueran diseñados por Bernardino Caballero, fundador del gran Partido Nacional Republicano, animado en la solidaridad y el sentimiento republicano, y ese deseo de promoción de la defensa de la figura del hombre paraguayo que por sus convicciones, por su pensamiento político y por su definición política ha optado por el coloradismo como su forma de contribuir a la política paraguaya, qué mejor espacio que defender esa figura que a través de las seccionales.

El paraguayo siempre tuvo la tendencia social de tener definida sus diferencias: o es cerrista u olimpista, o es colorado o liberal, o es católico o evangélico, o es conservador o libertario. Siempre existió esa dicotomía en la sociedad paraguaya tan particular. Esta particularidad se encuentra en la ronda de amigos, en los encuentros de fútbol, en todos los círculos sociales sin diferencia. Negar esta realidad, y por ende, negar la condición de un integrante de la sociedad por su opción, en este caso política, es negar la condición humana y reducir el concepto de ser humano a un ser-sin-realidad. Esa libertad de optar por un partido político y determinarse ante tal situación, optando por ser afiliado, y en algunos casos, optando por pugnar cargos (en el caso del coloradismo, miembro de la Junta, Presidente de seccional, miembro convencional, miembro de seccional) es una libertad consagrada en la misma Carta Magna, y quienes hoy reducen ese concepto y hasta ridiculizan la opción política tomada a través del coloradismo, demuestran más que nada su odio político y hasta el resentimiento por los fracasos, tanto en ideas como en pugnas electorales. Demuestran una crítica barata que se convierten en lecturas miserables y ruidos molestosos para quienes transitan el rumbo de la convicción y la fe en la política a pesar de los errores y los vicios, puesto que la política es humana, la política es por lo tanto acierto y error, virtud y vicio. Pero ante los errores y los vicios, y los pocos ejemplos partidarios de aceptar los errores, evidencia la terquedad, necedad, y la demostración de que se sirven de una estructura política para seguir manteniendo los beneficios y ventajas del poder.

Es así que ante el crecimiento humano que se visualizaba en las filas del Partido Colorado a través de sus afiliados con el correr del tiempo, las seccionales coloradas fueron creadas con el fin de satisfacer a ese creciente número de afiliados que se fueron incorporando en masa en la medida que el Partido Colorado reflejaba y convertía en realidades concretas sus ansias y aspiraciones. Las Seccionales Coloradas fueron creadas como bases auxiliares y vehículo motor de los sueños de sus dirigentes y del pueblo colorado, y de los planes, programas y realizaciones emanados de la alta autoridad partidaria.

Honrar la figura de la dirigencia partidaria colorada, independientemente del carácter movimentista e interno que pudiera generarse, es un deber como ser político, es un tributo al sistema democrático y republicano por sostener a la República del Paraguay y a sus instituciones. Para el nacionalismo colorado, la incansable acción solidaria de los dirigentes de base para combatir los enemigos comunes del día a día, es el motor para seguir pensando en una sociedad motivada por la solidaridad y el humanismo, principios que son el rumbo del Partido Colorado hacia las aspiraciones como nación y Estado paraguayo.

Pero hoy en día, los tiempos cambiaron. El partido necesita ajustarse a los nuevos tiempos y aún los pensamientos dentro de la institución demuestran que estamos pegados al viejo estilo de política. El acceso a los cargos públicos debe ser transparente y para tal solo se requiere idoneidad y concurso. Ante esta situación, el seccionalero tiene derecho de acceder al cargo público, y al accederlo, se le critica la condición colorada. ¡Cuántos colorados se sirvieron del gobierno anterior de cargos importantes a pesar de su afiliación colorada! ¡Cuántos hoy sirven de funcionarios (de confianza y permanentes) de afiliación política distinta se encuentran en el poder! Y al hablar de poder, entiéndase, LOS 3 PODERES DEL ESTADO. De igual manera, existe una falta de reconocimiento de parte de las autoridades partidarias y del actual gobierno nacional hacia los “seccionaleros”, a pesar de ser baluartes y sustentos democráticos del partido y de la nación, supliendo inclusive la labor del burócrata (partidario o no). Los “seccionaleros” cumplen la mayor de las veces esa función: atención de necesidades, primeros auxilios, urgencias… los detractores lo dicen que motivados por asistencialismo. Nosotros los defensores lo decimos por solidaridad y humanismo, a veces por la gran ausencia del Estado en los temas puntuales de la nación. Un estado ausente que a pesar de ser gobierno en muchos de los casos, con colorados a la cabeza, se dirigen a la creación de modelos de sociedad alejados de la realidad nacional, promoviendo el beneficio para unos pocos. Inclusive sectores de poder tienden a la satanización de dicha figura en busca del desprestigio político partidario como prólogo de futuras cuestiones electorales.

Como diría un intelectual colorado sobre las seccionales: Las seccionales Coloradas constituyen la permanencia constante del Partido Colorado al interior de las masas. No sólo su importancia se debe medir por el servicio que presta antes, durante y después de las elecciones para elegir a sus propias autoridades y a los de los municipios, de los departamentos y nacionales, sino porque sin ellas el Partido Colorado no tendría consistencia, ni perennidad histórica; sería como un castillo construido sobre terreno falso. Ante esto, decir si le corresponde ocupar un cargo público, le corresponde. No en virtud de un premio o por su dedicación al Partido: sino por su vocación de servicio y cumpliendo las condiciones ajustándose a la Ley, como hombres y mujeres de la República que somos. Ser seccionalero no es un pecado, es una virtud; y aquellos que maltratan ese verbo (en virtud de su constante acción) no le obsta a ocupar un cargo público. Es una satanización mediática la que pretende instalarse con el solo hecho de disminuir la capacidad política y electoral con que cuenta con el Partido.

Ante estos desafíos, obviamente el colorado no debe tener por acabada su doctrina y filosofía; no tiene el poder absoluto ni se encuentra ajustado al poder por tiempos eternos. El miembro de una seccional se encuentra ante esa labor intermitente de seguir sirviendo a pesar de ser o no ser gobierno: debe erigirse en el promotor del bienestar partidario y catequista de las sagradas aspiraciones políticas sin servir a los intereses cupulares ni de los sectores poderosos ajenos a la sensibilidad social. Su fin es el servicio. Su medio es el coloradismo. Su motor es la pasión por la política sabiendo que el Partido a través de sus seccionales son verdaderas escuelas de formación política partidaria y pública, que a más de constituirse como vías de acceso al poder público y el ejercicio de dicho poder en miras al bien común, debe ocuparse de formar dirigentes, mejorar sus destrezas y potencialidades, y nutrir el semillero para un mejor porvenir. Ese es el coloradismo. El de servicio. El que amén de poder ocupar un cargo público, también no olvide al pueblo sufrido. La condición de colorado es un compromiso más ante la asunción de la función pública para el cumplimiento de real función: el servicio al pueblo. No evadamos los escándalos por remuneraciones sorprendentes de colorados que se olvidan del servicio: la complicidad nos hace más culpables. Con sus aciertos y errores, el Partido Colorado debe vitalizarse en base a sus logros, aprender de los errores y construir una sociedad política que permita un debate en torno a políticas de gobierno y de Estado, y no en discusiones estériles partidarias sobre distribución de cargos, privilegios, y otros errores que hasta hoy día se visualizan.

Los retos del siglo, la utilización de tecnologías, la humanización, el servicio público y efectivo y la paz social tan anhelada debe ser el criterio unido a la idoneidad y preparación al cargo. El colorado no es ajeno a ello. Ni menos cualquier otro ciudadano de afiliación política distinta. La profesionalización y la capacitación constante servirán para que la democracia paraguaya se fortalezca y sus instituciones sirvan mejor a los ciudadanos. La pretensión de solamente denunciar al colorado por su afiliación y por cumplir función de gobierno es una crítica infundada basada en el odio: se justifica cuando no se sirve y no se cumplen los más altos deseos de servir al pueblo paraguayo. El camino puede ser difícil, largo e imposible: pero como joven, al decir del Prof. Dr. Argaña, tenemos el derecho de equivocarnos. Pero nuestro entusiasmo nos debe dirigir a comprender los errores y entender que no se trata de una cuestión generacional: se trata de comprender a la política en su esencia y practicar el coloradismo que nos dejaron como enseñanza los más grandes hombres de su historia.

Coronel Oviedo, 30 de enero 2015.-